¿Cuál es la diferencia entre un obispo, un profeta y un predicador?


Respuesta 1:

Un obispo, un profeta y un predicador no son oficinas mutuamente excluyentes.

  1. Un obispo: en términos bíblicos (excluyendo la tradición y el uso moderno), un obispo es sinónimo del término "anciano" y se refiere a un oficial de la iglesia que supervisa espiritualmente a una congregación e incluye supervisión pastoral, enseñanza y predicación. Los obispos no fueron vistos como líderes de múltiples iglesias o regiones, y no hay "arzobispos". El concepto moderno de obispos es un desarrollo posterior, pero no está necesariamente equivocado, ya que existe una necesidad moderna de asociaciones de congregaciones individuales, y alguien tiene que liderarlas, por lo que bien podría ser un obispo dentro de una forma de jerarquía. : En términos puramente bíblicos (excluyendo la tradición o el uso moderno), un profeta era una persona llamada por Dios para llamar la atención sobre algún aspecto de la revelación divina, generalmente para advertir sobre las consecuencias de la desobediencia o la incredulidad, la hipocresía, etc. y a menudo eran específicos de regiones. Muy pocos de ellos eran sacerdotes, y provienen de una variedad de orígenes (granjeros, pastores, incluso soldados). Excepto en casos excepcionales, su ministerio se encontró con un rechazo total por parte de las masas, lo que a menudo resultó en su asesinato. Algunos dejaron escritos que fueron compilados en libros de la Biblia (Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel, etc., incluido Moisés), mientras que otros no, por ejemplo, el "Hombre de Dios" sin nombre (I Reyes 13), Elías y Eliseo. Casi para un hombre, su método de transmitir el mensaje era predicando (como un anuncio heráldico, "Así dice el Señor ..."). Los profetas naturalmente "profetizaron" lo que no significaba predecir el futuro, sino más bien declarar la voluntad de Dios, que puede o no implicar alguna forma de decir el futuro. Ese no era su propósito principal. En cuanto a hoy, hay muchos que afirman ser profetas (no en las denominaciones principales) pero que claramente no tienen las mismas credenciales que los profetas bíblicos, y a quienes considero casi siempre falsos. Generalmente se cree que con la finalización de la revelación de Dios a la humanidad (la Biblia) no hay necesidad de profetas, y estoy de acuerdo principalmente. Creo que Dios puede, y probablemente lo hará, levantar uno o más profetas en el futuro para advertir sobre eventos catastróficos por venir. Afirmar categóricamente que el oficio de profeta es obsoleto es "poner a Dios en una caja". El mandato bíblico de "cuidado con los falsos profetas" implica desarrollar los medios para probar si son verdaderos o falsos y la Biblia proporciona los criterios para probarlos. Un predicador: Estas personas han estado activas dentro del cristianismo desde Pentecostés, cuando el apóstol Pedro pronunció el primer sermón. No puedo ver cómo una persona que ocupa el cargo de obispo (anciano) no ha sido también un predicador. Durante mis días en el seminario, el término "predicación profética" se usaba a menudo, pero no tenía nada que ver con predecir el futuro, sino con declarar las verdades enseñadas en la Biblia, con autoridad y convicción, y aplicar esas verdades a las situaciones apropiadas. a los oyentes.

Nuevamente, estos dos oficios (Profeta y Obispo) y una actividad (Predicador) no están separados, y uno puede realizar los deberes de otro. Un profeta siempre predica, y también un obispo, y generalmente lo hace.

Lamento que no hayas incluido un sacerdote en la mezcla. No hay lugar en el registro bíblico para que la iglesia cristiana incluya una clase de cristianos llamada "sacerdote" - a saber. alguien que tiene el poder de "legitimar" un bautismo, matrimonio, absolver uno de los pecados, y de cualquier manera actuar como intermediario entre el cristiano ordinario y Dios mismo. Este es un concepto post-bíblico. Hay una sensación muy real de que todos los cristianos tienen deberes sacerdotales (interceder en oración por los demás, por nombrar uno). Ciertamente antes de Cristo, en el judaísmo, había un oficio de sacerdote, e incluso sumos sacerdotes, pero estaban confinados a la tribu de Leví, pero se nos informa que este "sistema" ahora está obsoleto, y los cristianos tienen un Sumo Sacerdote (Jesús ) a través del cual todos los cristianos tienen acceso directo a Dios sin la necesidad de ningún otro intermediario.


Respuesta 2:

En La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, un profeta es aquel que habla al Señor y dirige la actividad de la iglesia a través de las llaves que le han sido otorgadas. Cada miembro del quórum de los Doce Apóstoles ha sido ordenado y sostenido por la gente como profeta, vidente y revelador. Cuando uno de esos apóstoles tiene éxito en la presidencia de la iglesia, se convierte en profeta y posee todas las llaves y la autoridad que preside.

Un obispo es el líder de la congregación local. El presidente de estaca lo ordena a su oficina después de la oración y con el consentimiento de la Primera Presidencia. Él tiene las llaves del gobierno de su barrio y es un juez común en Israel. Él es el sumo sacerdote presidente de esa congregación. Los obispos cumplen unos cinco años y luego son liberados.

Un predicador es cualquiera que da un sermón. Usualmente no usamos ese término en la Iglesia, prefiriendo orador en su lugar.

En el cristianismo en general, los profetas son relegados a la Biblia: Isaías, Jeremías, Daniel, etc. Los obispos eran líderes locales de las congregaciones, y los predicadores eran personas que salían a la calle y predicaban sermones exhortando a las personas a entrar al redil. Hoy, el término generalmente es ministro, ya que no tenemos muchos sermones o exhortaciones callejeras.


Respuesta 3:

Bishop es un miembro del clero cristiano ordenado, consagrado o designado a quien generalmente se le confía un puesto de autoridad y supervisión.

En la Iglesia Católica, un obispo es un ministro ordenado que posee la plenitud del sacramento de las órdenes sagradas y es responsable de enseñar doctrina,

gobernando a los católicos en su jurisdicción, santificando al mundo y representando a la Iglesia.

Los católicos remontan los orígenes del oficio de obispo a los apóstoles, quienes se cree que fueron dotados de un carisma especial por el Espíritu Santo en Pentecostés.

Los católicos creen que este carisma especial se ha transmitido a través de una sucesión ininterrumpida de obispos por la imposición de manos en el sacramento de las órdenes sagradas.

Un predicador es una persona que ofrece sermones u homilías sobre temas religiosos a una asamblea de personas. Menos comunes son los predicadores que predican en la calle, o aquellos cuyo mensaje no es necesariamente religioso, pero que predican componentes como una cosmovisión o filosofía moral o social.

Hay tres términos en el Nuevo Testamento que describen al trabajador de Dios conocido como un predicador. Estas palabras no solo son descriptivas del trabajador, sino del trabajo que Dios espera de él. Estos términos son: ministro, predicador y evangelista.

El Corán habla de los profetas islámicos como los mejores seres humanos de todos los tiempos. Un profeta, en el sentido musulmán del término, es una persona a quien Dios eligió especialmente para enseñar la fe del Islam.

Los musulmanes chiítas creen que así como un profeta es designado solo por Dios, solo Dios tiene la prerrogativa de nombrar al sucesor de su profeta.